¿Por qué injertar un árbol frutal?

¿Por qué injertar un árbol frutal?

A menudo da miedo a los principiantes, ¡injertar árboles frutales es más fácil de lo que parece! Esta técnica permite la rápida multiplicación de una excelente variedad de frutos. Dependiendo de la especie, los trasplantes se realizan al final del invierno o al final del verano.

¿Qué es el injerto de árboles?

El injerto o injerto de un árbol frutal es una técnica que pone en contacto los tejidos de una parte de una planta (el vástago) con los de un árbol huésped (el patrón).

Para un injerto exitoso, se debe tener cuidado de elegir un patrón y un vástago compatibles. Generalmente son de la misma especie. Por ejemplo, los vástagos de manzano se unirán con patrones de plántulas de semillas de manzano.

Pero existen algunas excepciones. Por ejemplo, los perales (Pyrus) a menudo se injertan en otra especie: membrillo (Cydonia).

También es necesario asegurarse de dejar siempre el lugar del injerto al aire libre y no enterrarlo.

¿Por qué injertar un árbol frutal?

Mientras que la siembra da árboles con caracteres aleatorios, el injerto permite obtener un clon de la variedad multiplicada, con todas sus cualidades.

Esta técnica se utiliza cuando los esquejes y acodos (otras 2 técnicas de reproducción fiel) son difíciles o no dan buenos resultados, como suele ser el caso de los árboles frutales.

La elección del portainjerto adaptado es fundamental porque es éste el que hace la conexión entre el suelo y el injerto. Por tanto, es él quien lo alimenta.

El portainjerto:

  • Ofrece más o menos vigor a la nueva planta. Este vigor debe adaptarse a la forma. Por lo tanto, un árbol de tallo alto necesita un patrón vigoroso, mientras que debería ser más pequeño para un árbol frutal en taza o para un árbol frutal enano.
  • Permite el cultivo de las especies frutales en ciertos suelos conocidos por ser difíciles, en particular suelos calcáreos.
  • Puede ahorrar algunos años en cuajado. Por lo tanto, una variedad injertada dará fruto antes y no tendrá que esperar muchos años.

2 períodos principales de injerto

El mejor momento para injertar los árboles frutales de pepita más comunes como el manzano y el peral es al final del invierno, en febrero y marzo. Este período corresponde de hecho a un reinicio de la vegetación con un crecimiento significativo de savia.

Para ello, es necesario haber tomado los injertos durante el período de reposo de la vegetación, en invierno. Estas pequeñas ramitas con yemas se mantienen frías, medio enterradas en la tierra o tierra para macetas al pie de una pared expuesta al norte, mientras esperan el injerto.

Para practicar el injerto de árboles frutales de hueso como el melocotón, lo mejor es esperar hasta el final del verano.

Lunge, inglés… ¡Varios tipos de injertos!

El éxito del injerto depende mucho de las condiciones que uno ofrezca. Es necesario evitar que el sistema radicular se deshidrate mediante riegos muy regulares y también proporcionar una temperatura ambiente favorable a la unión del esqueje y su portainjerto. Este frágil vínculo también se protege cubriéndolo con masilla o bandas curativas.

Injerto de hendidura o incrustación

Se practica en febrero-marzo sobre portainjertos jóvenes, que midan como máximo menos de 4 cm de diámetro. La técnica básica consiste en hacer una hendidura de 3-4 cm de profundidad en el centro del tallo principal del portainjerto, en su parte superior. A continuación, se prepara la base del injerto volviendo a cortarlo en ángulo para introducirlo en esta ranura. Se debe tener cuidado de permitir que parte de la herida sobresalga al aire libre para obtener una mejor cicatrización.

calendrier de greffage des arbres fruitiers

El injerto partido es apto para cereza, manzana, viña, castaño..

Injerto de corona

Se practica un poco más tarde, en marzo o abril, sobre portainjertos o árboles adultos, cuyo diámetro es demasiado grande para ser injertado en una ranura. Los injertos se colocan en la periferia del tronco en contacto con los tejidos provocando que la savia suba, de ahí el nombre de corona que se le da a este tipo de injerto.

greffe arbre fruitier

La corona de trasplante se adapta bien al manzano, al peral, al ciruelo, al olivo, a la higuera… Pero los peces no pueden injertarse de esta forma.

Registro en ingles

Este método tradicional de injertar árboles frutales se practica cada vez menos. Consiste en cortar el portainjerto y el injerto en bisel hasta obtener un corte oblicuo de aproximadamente 4 cm de longitud.

Estas dos secciones luego se ponen en contacto para que se unan mientras se curan.

Para facilitar y aumentar las posibilidades de éxito, el injerto debe cortarse justo debajo de una yema.

periode de greffage

Para mantener las dos partes juntas, podemos hacer una pequeña hendidura vertical en cada una antes de unirlas.

El injerto inglés se adapta bien a todos los árboles frutales, especialmente a la vid, el membrillo y el albaricoque.

Injerto de escudo o insignia

Este método de injerto tradicional consiste en insertar una yema del vástago detrás de la corteza del patrón de modo que la base de la yema esté en contacto directo con los tejidos del patrón que lleva la savia desarrollada.

type de greffe

Realizado a finales de verano, en agosto y septiembre, el injerto en escudo es apto para todos los cítricos, pero también para melocotón o almendra.

➥ Leer: ¿Cómo apostar un árbol?

Las herramientas a utilizar para injertar

Aquí hay una selección de las herramientas más útiles para injertar:

41X 11u97NL. SL160

Cuchillo de florecimiento Fiskars, Longitud total: 17 cm, Acero inoxidable, Negro, K60, 1001625

Hoja plegable extremadamente resistente fabricada en acero reforzado 58 HRC
19,11 EUR

Promoción

41ne7kXUURL. SL160

Podadora de jardín GRÜNTEK Falcon Hoja recta Acero japonés y Teflón. Tijeras de flores…

Hoja superior de acero japonés de 48 mm y revestimiento de teflón antiadherente; Hoja inferior en acero al carbono, cromada. Corte de ramas de precisión
13,95 EUR

Las tijeras de podar se utilizan para eliminar los vástagos y acortar los portainjertos para un injerto dividido.

El cuchillo en ciernes es formidablemente afilado. Su uso no se limita a un injerto de escudo. También se puede utilizar para todos los demás tipos de trasplantes.

La rafia se utiliza tradicionalmente para atar injertos. Para hacerlo más flexible, conviene dejarlo en remojo durante unas horas en agua tibia.

La masilla curativa cubre y protege las heridas más grandes de los elementos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar