¿Una cortadora de mantillo o una ensacadora?

¿Una cortadora de mantillo o una ensacadora?

¡El mulching no es tan ideal como los constructores de segadoras nos quieren hacer creer!

Detrás de este título provocativo, es nuestra forma de cortar el césped lo que cuestiono hoy. El acolchado está de moda en Francia desde hace bastantes años, probablemente lo hayas escuchado. Es posible que no se atreva a elegir una cortadora de césped con función de triturado. Hay que decir que los fabricantes no dudan en destacar, con folletos, sus últimas innovaciones en este ámbito.

Mulching, ¿cómo funciona?

El principio de mulch, para quien aún no lo sepa, significa «mulch» en inglés, ya que sus orígenes son anglosajones. Las segadoras «mulching» están generalmente equipadas con dos cuchillas colocadas una debajo de la otra. Operan dentro de una carcasa cerrada. Por tanto, no hay expulsión de hierba ni recogida.

La hierba se corta por primera vez con una de las hojas y luego se vuelve a cortar con la segunda. Las hebras muy finas producidas no se recogen. Fertilizan el suelo y retienen la humedad en verano. El aspecto teórico es simplemente perfecto. Por practicidad, ¡es una historia diferente!

¡Los fabricantes de cortadoras de césped no nos lo cuentan todo!

No nos dicen, por ejemplo, que el acolchado requiere cortar el césped dos o tres veces por semana para que sea efectivo. Lo que es posible para una superficie de 500 m² es menor, estará de acuerdo, para 1500 m² o más.

Y dado que las briznas de hierba, a medida que se descomponen, fertilizan el suelo (¡así es!), Espere que su hierba crezca más rápido. Y que luego te lleva a un círculo infernal de siega, el más mínimo aplazamiento provocará atascos inoportunos, que te obligarán a elevar la altura de corte de tu máquina. Y no faltan las oportunidades de aplazamiento: cuando llueve aquí, cuando el césped está demasiado húmedo allá, cuando simplemente no tenemos tiempo hoy..

Los constructores tampoco le dicen que cortar el césped con mantillo hace más daño que bien a su césped (mi campo ha pagado el precio). El «residuo» biodegradable acaba a la larga produciendo un fieltro fino que precisamente tiene dificultades para biodegradarse y que sofoca la hierba y le impide respirar. La puerta de entrada de ensueño para el musgo y la maleza que se apresura a ocupar los espacios vacíos.

¿Recolector de césped o mantillo, entonces?

¿Ciertamente no todo blanco (caja de recolección), ni todo negro (mulching)? Pero quizás un sistema variable (que yo personalmente adopto desde hace unos años), práctico y flexible, es decir con la posibilidad de recoger parte de la hierba dejando el resto «acolchado».

Y la próxima vez que corte, podemos recoger todo o al contrario si el tiempo del jardinero es corto… En definitiva, una máquina que ofrece una gestión flexible de los residuos de corte. Desafortunadamente, esta flexibilidad tiene un precio. ¡Este es quizás el único inconveniente!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar